Un Informe del Consejo Interacadémico Recomienda una Reforma Fundamental de la Estructura de Gestiön del IPCC

NACIONES UNIDAS. El proceso utilizado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático para producir sus informes de evaluación periódicos ha sido en general exitoso, pero el IPCC necesita una fundamental reforma de su estructura de gestión y fortalecimiento de sus procedimientos para manejar evaluaciones climáticas cada vez mayores y de complejidad creciente, así como el examen público más intenso que surge de un mundo que debe resolver cuál es la mejor respuesta ante el cambio climático, dice un nuevo informe del Consejo Interacadémico (IAC), una organización de las academias de ciencias del mundo con base en Amsterdam.

‘Actuar bajo el microscopio público de la manera que lo hace el IPCC requiere un liderazgo fuerte, la participación continua y entusiasta de científicos distinguidos, capacidad de adaptación y compromiso con la transparencia, si se quiere mantener el valor de estas evaluaciones para la sociedad’, dijo Harold T. Shapiro, presidente emérito y profesor de economía y asuntos públicos de la Universidad de Princeton, Estados Unidos, y presidente del comité que escribió el informe. Roseanne Diab, directora ejecutiva de la Academia de Ciencia de Sudáfrica y profesora emérita de ciencias ambientales y asociada superior honoraria de investigación en la Universidad de KwaZulu-Natal en Durban, ejerció las funciones de vicepresidenta del comité, que incluyó expertos de varios países en una amplia variedad de disciplinas.

El IPCC fue creado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y el Programa Ambiental de las Naciones Unidas para comunicar decisiones de política a través de evaluaciones periódicas del conocimiento de los aspectos científicos físicos del cambio climático, sus impactos globales y regionales, y las opciones de adaptación y de alivio. El panel, compuesto por representantes de los 194 gobiernos participantes, establece el alcance de las evaluaciones, elige a la agencia que los supervisa y aprueba los Resúmenes para Responsables Políticos que acompañan a los informes mismos de evaluación masiva, preparados por miles de científicos que se desempeñan como voluntarios en tres Grupos de Trabajo.

Con estos informes de evaluación el IPCC se ha ganado mucho respeto, que incluye una parte del Premio Nobel de la Paz de 2007. Sin embargo, en medio del debate público cada vez más intenso acerca de la ciencia del cambio climático y los costos de dominarlo, el IPCC ha llegado a estar bajo un examen más riguroso, y han aparecido controversias sobre la percepción de su imparcialidad en relación con la política climática y la exactitud de sus informes. Esto indujo al Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon y al presidente del IPCC Rajendra K. Pachauri a hacer pública el 10 de marzo de este año una carta en la que solicitan al IAC que examine el IPCC y recomiende formas de fortalecer los procesos y procedimientos mediante los que se preparan las evaluaciones futuras.

El informe del IAC hace varias recomendaciones para fortificar la estructura de gestión del IPCC, entre ellas la creación de un comité ejecutivo para actuar en nombre del Panel y asegurar que se mantenga una capacidad continua de toma de decisiones. Para realzar su credibilidad e independencia, el comité ejecutivo debe incluir a personas externas al IPCC o incluso externas a la comunidad de las ciencias del clima. El IPCC debe también designar a un director ejecutivo –con la categoría de un científico principal, igual a la de los copresidentes del Grupo de Trabajo– para dirigir el Secretariado, manejar las operaciones cotidianas y hablar en nombre de la organización. El comité del IAC llegó a la conclusión de que la posición actual del secretario del IPCC no conlleva un nivel de autonomía o responsabilidad equivalente al de los directores ejecutivos de otras organizaciones.

La naturaleza de tiempo parcial y plazo fijo de la posición del presidente del IPCC tiene muchas ventajas, dijo el comité, pero el límite actual de dos períodos de seis años cada uno es demasiado prolongado. El presidente del IPCC y el director ejecutivo propuesto, así como los copresidentes de Grupos de Trabajo, deben estar limitados al período de una evaluación, a fin de mantener una variedad de perspectivas y un enfoque nuevo para cada evaluación. Es necesario desarrollar calificaciones formales para el presidente y todos los demás miembros de la Agencia, así como debe aplicarse una rigurosa política sobre conflicto de intereses al liderazgo principal del IPCC y a todos los autores, editores de revisión y personal responsable del contenido de los informes, agregó el comité.

Dado que el informe del IAC fue inducido en parte por la revelación de errores en la última evaluación, el comité examinó también el proceso de revisión del IPCC. Llegó a la conclusión de que el proceso es riguroso, pero que una mayor exigencia de cumplimiento de los procedimientos de revisión existentes del IPCC podría minimizar la cantidad de errores. A tal fin, el IPCC debe alentar a los editores de revisión a ejercitar plenamente su autoridad para asegurar que todos los comentarios de la revisión se consideren en forma adecuada. Los editores de revisión deben asegurar también que las controversias legítimas queden reflejadas en el informe, y estar convencidos de que se hayan considerado debidamente las visiones alternativas correctamente documentadas. Los autores principales deben documentar de manera explícita que se haya considerado la gama completa de visiones científicas serias.

El uso de la llamada ‘literatura gris’ que proviene de fuentes no publicadas o no revisadas por pares ha sido controvertido, aunque a menudo dichas fuentes de información y datos sean pertinentes y apropiadas para su inclusión en los informes de evaluación. Se producen problemas porque los autores no siguen las pautas del IPCC para la evaluación de dichas fuentes, y porque las pautas mismas son demasiado imprecisas, dijo el comité. Recomendó que estas pautas se hagan más específicas –con inclusión de pautas agregadas sobre qué tipos de literatura son inaceptables- y se hagan cumplir estrictamente, a fin de asegurar que la literatura no publicada y no revisada por pares se señale en forma apropiada.

El comité requirió también más coherencia respecto a cómo los Grupos de Trabajo caracterizan la incertidumbre. En la evaluación más reciente, cada Grupo de Trabajo utilizó una variación diferente de las pautas de incertidumbre del IPCC, y el comité llegó a la conclusión de que no siempre se ha observado la orientación. El informe del Grupo de Trabajo II, por ejemplo, contiene muchas afirmaciones a las que se les concedió una gran confianza, pero de las cuales existen pocos datos. En evaluaciones futuras, todos los Grupos de Trabajo deben calificar su entendimiento de un tema mediante la descripción de los datos disponibles y el grado de acuerdo entre los expertos; esto se conoce como ‘escala del nivel de entendimiento’. Y todos los Grupos de Trabajo deben utilizar una escala probabilística para cuantificar la probabilidad de que se produzca un evento particular, pero sólo cuando haya datos suficientes para hacerlo.

La respuesta lenta e inadecuada del IPCC a las revelaciones de errores en la última evaluación, así como las reclamaciones de que sus líderes han ido más allá del mandato del IPCC de ser 'útiles para las políticas, pero no prescriptivos de políticas' en sus comentarios públicos, han hecho de las comunicaciones un problema fundamental. El informe del IAC recomienda que el IPCC complete e implemente una estrategia de comunicaciones que está actualmente en desarrollo. La estrategia debe enfatizar la transparencia e incluir un plan para una respuesta ante las crisis que sea rápida pero seria. Debe considerarse también la relevancia de las evaluaciones para los interesados, que pueden requerir más productos derivados que estén elaborados en forma cuidadosa a fin de asegurar su consistencia con las evaluaciones subyacentes. Se necesitan también pautas sobre quién puede hablar en nombre del IPCC, y cómo hacerlo y al mismo tiempo permanecer dentro de los límites de los informes y los mandatos del IPCC.

El comité del IAC reconoció al IPCC haber probado su adaptabilidad, y lo urgió a ser más creativo aun para mantener su flexibilidad en el carácter y la estructura de las evaluaciones, incluida posiblemente la difusión del informe del Grupo de Trabajo I, que examina los aspectos científicos físicos del cambio climático, en los próximos años, para que los demás Grupos de Trabajo puedan aprovechar los resultados.

El comité puso de relieve que, al final, la calidad del proceso y de los resultados de las evaluaciones depende de la calidad del liderazgo en todos los niveles: 'Es sólo mediante la captación de la energía, experiencia y conocimientos de un gran cuadro de estudiosos distinguidos, así como la seria participación de representantes gubernamentales, que se mantienen altos estándares y continúan produciéndose evaluaciones verdaderamente autorizadas.' También se pone énfasis en que debido a la alta probabilidad de que continúe el intenso examen de los responsables políticos y el público, el IPCC necesita ser tan transparente como sea posible en cuanto a exponer en detalle sus procesos, y en particular sus criterios para la selección de los participantes y el tipo de información científica y técnica que se va a evaluar.

El informe del comité se comunicó mediante reuniones públicas en las que se hicieron presentaciones por parte de funcionarios del IPCC y de las Naciones Unidas, así como de expertos con diferentes perspectivas sobre los procesos y procedimientos del IPCC. El comité recolectó también aportes de expertos y grupos a través de entrevistas y se publicó en la Web un cuestionario, ampliamente divulgado, para que el público pudiera hacer sus comentarios.

Está prevista la consideración del informe del IAC en la 32ª Sesión Plenaria del IPCC en Busan, Corea del Sur, del 11 al 14 de octubre. El informe fue auspiciado por el Programa Ambiental de las Naciones Unidas. Se indica a continuación la lista de integrantes del comité. El informe puede obtenerse en línea en .

El IAC, fundado en 2000, se creó para movilizar a los científicos e ingenieros más destacados de todo el mundo a fin de proporcionar asesoramiento basado en datos a los organismos internacionales como las Naciones Unidas y el Banco Mundial, incluida la preparación a pedido de estudios expertos y revisados por pares. Está presidido en forma conjunta por Robbert Dijkgraaf, presidente de la Academia Real de Artes y Ciencias de los Países Bajos, y Lu Yongxiang, presidente de la Academia China de Ciencias. El Secretariado del IAC tiene su sede en la Academia Real de Artes y Ciencias de los Países Bajos, en Amsterdam.

Contactos con los medios:

William Kearney
Consejo Interacadémico
Academia Nacional de Ciencias de los EE. UU., Washington, D.C., EE. UU.
+1 202 334 2138/ +1 202 450 9166 (móvil)
wkearney@nas.edu

Irene van Houten
Academia Real de Artes y Ciencias de los Países Bajos, Amsterdam, Países Bajos
+31 20 551 0733 / +31 6 1137 5909 (móvil)
irene.van.houten@bureau.knaw.nl

Alice Henchley o Bill Hartnett
Real Academia de Ciencias (The Royal Society), Londres, Reino Unido
+44 207 451 2514 / 207 451 2516/ +44 7931 423323 (móvil)
alice.henchley@royalsociety.org / bill.hartnett@royalsociety.org

# # #

CONSEJO INTERACADÉMICO
Comité para el examen de Panel Intergubernamental sobre
Cambio Clímático

Harold T. Shapiro (presidente)
Presidente Emérito y Profesor de Economía y Asuntos Públicos
Universidad de Princeton, Princeton, N.J., Estados Unidos

Roseanne Diab (vicepresidenta)
Directora Ejecutiva
Academia de Ciencia de Sudáfrica; y Profesora Emérita y Asociada Superior Honoraria de Investigación
Universidad de KwaZulu Natal, Durban, Sudáfrica

Carlos Henrique de Brito Cruz
Director Científico
Fundación de Investigación de San Pablo, y Profesor
Universidad de Campinas, San Pablo, Brasil

Maureen Cropper
Profesora
Universidad de Maryland College Park; y Asociada Principal Recursos para el Futuro (Resources for the Future)
Washington, D.C. Estados Unidos

Jingyun Fang
Profesor y Presidente, Cheung Kong Departamento de Ecología
Universidad de Pekín
Beijing, China

Louise O. Fresco
Profesora
Universidad de Amsterdam
Países Bajos

Syukuro Manabe
Meteorólogo Principal
Universidad de Princeton
Princeton, N.J., Estados Unidos

Goverdhan Mehta
Profesor Nacional de Investigación, y Presidente, Jubilant Bhartia
Universidad de Hyderabad
Hyderabad, India

Mario Molina
Profesor
Universidad de California, San Diego; y Presidente Centro para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente
México D.F., México
(Co-ganador del Premio Nobel de Química de 1995)

Sir Peter Williams
Tesorero y Vicepresidente
Real Academia de Ciencias (The Royal Society)
Londres, Reino Unido

Ernst-Ludwig Winnacker
Secretario General
Programa Científico Fronteras Humanas (Human Frontier Science Program)
Estrasburgo, Francia

Abdul Hamid Zakri
Asesor Científico del Primer Ministro de Malasia
Malasia

DIRECTORA DE ESTUDIOS
Anne Linn
Consejo Nacional de Investigaciones
Washington, D.C., Estados Unidos